domingo, 24 de octubre de 2010

Para seguir soñando



Para seguir soñando
                                     
Me parece que ya no podré visitarte
acomodarme
y deshacer mi equipaje
en el paraje impaciente de tu sueño

No sé si la muerte está hecha de ese sueño
que hace estaciones en la breve eternidad
de los relámpagos

No sé si en la muerte
se vive el espacio de los sueños
o si es oscuro el sueño
borrado de sí mismo
si no hay espacio para seguir soñando

No sé si es pared hierba agua nube tormenta
un momento
cabalgando otro momento
si es luz germinal desconsuelo agujero negro
para seguir viviendo en la telaraña de otro sueño

Me parece entonces
que ya no podré aposentarme en tu sueño
y renacer en el espacio de lo que vas soñando

No me queda más que despertar
y lavarle los ojos a la muerte

Despertar con lo que quedó en mi sueño



11 comentarios:

Wílliam Venegas dijo...

"Aposentarse en un sueño": ¿y cómo se aposento uno en tus sueños, Arabella?
Hay calidad lírica y, por eso, expresiva en el hilado de los versos y no solo en el verso mismo, por eso la entidad de conjunto que logras con tus palabras/imágenes/sentimientos.

Roncahuita dijo...

Generación Rebelde

La poesía la disfruto o no, llena mi sentidos o no, me provoca emociones o no. Pero no me atrevo a hacer crítica ni me gusta.

En tu caso la he disfrutado, llenó mis sentidos y me provocó emociones.

¡Bienvenidas estas bitácoras de calidad!

Eduardo Zúñiga
Grupo Roncahuita

Marco Cañizales dijo...

"Me parece entonces
que ya no podré aposentarme en tu sueño
y renacer en el espacio de lo que vas soñando"

Devastador, el silencio de la muerte que carcome, pero ante todo silencia la posibilidad de volver a romper el silencio, de decir lo que no se había dicho y de repetir lo que se había conjugado.

Un abrazo, Ara!

matamoros dijo...

mejor dejar a la muerte con lagañas y seguir soñando.
Bellísimo, Arita, gracias otra vez.

guadalupe urbina dijo...

Siempre disfruto la desnudez del alma de tu poesía. Tan clara, tan contundente como en este caso irremediable del silencio como muerte, muerte de los sueños... muerte de la conexión. No hay peor muerte y en tu poema yo me encuentro y me reconozco. Ese es tu arte Ara, hilar fino, hilos delgados que están a punto de romperse, pero vos te despertás y seguís con pedacito de sueño que te queda... Mi abrazo.

Guisela dijo...

como disfruto pasar por paginas amigas y descubrir poemas hermosos, salidos del alma...
bellisimo

Warren Lee dijo...

Hay que seguir soñando y tus versos nos conducen a soñar y soñar...

Cuando algo me gusta simplemte agrego: ¡qué sabroso, esto!

Y ha sido sabroso visitarte y leerte y... verte hilar fino, como lo dijo Guadalupe. Y además con calidad, como bien lo señaló William. Y sabroso siento al estar por retirarme con los sentidos plenos, llenos, como le sucedió a Roncahuita.

Gracias por invitarme a tu blog.

Blog que está, según una palabra que nunca he utilizado pero la estreno con gusto: bellísimo.

Un abrazo, y yo de confianzudo también me despido con un, hasta luego Ara o hasta siempre amiga Arita.

Valeria Michur dijo...

Es hermoso lo que escribes, te felicito. Me gustaría que visitaras mi blog, http://escritoradeluruguayparaelmundo.blogspot.com
Saludos cordiales.
Valeria.

Nanah Amaral dijo...

Despertar con lo que quedó en mi sueño...

Celebro-te. Belas palabras.

besitos.

Juan Manuel Juanmusgo Zúñiga Arias dijo...

Despertar con lo que queda del sueño, el sueño que renace y espera en su muerte ser sueño de nuevo. La progresión de los días en el viaje al sueño mayor. Así se despierta uno siempre, si está vivo, con algo del sueño, en la búsqueda de su sueño.
Bellos versos.

Ricardo Miñana dijo...

En estas fechas que la armonía, la paz y la felicidad entren en tu casa.
¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Un abrazo.